El miedo

IMG_5538El miedo generalmente es una reacción a enfrentar algo desconocido y pueden existir otras variaciones que se convierten fobias.

En algún momento de la vida has sentido miedo y no debe ser motivo para preocuparte, si buscas mecanismos para enfrentarlos y superar esas etapas o momentos de estancamiento.

Siempre he sido una persona temerosa. Desde mi niñez, me limité de experimentar aventuras por lo que me perdí de muchas de ellas y que hoy, lamento no haberlas realizado. Solo hasta la edad de 38 años, aprendí a conducir, debido al miedo que me genera esta actividad y de forma extraña, me he subido a montañas rusas sintiendo liberación de todo el estrés.

Mi primera experiencia sobre el miedo, estuvo siempre asociada a la oscuridad. Había noches en mi niñez en las cuales me desvelaba porque la oscuridad me agobiaba. Mi mente comenzaba a generar una cantidad de imágenes que me producían un terror espantoso, impidiendo la conciliación del sueño porque concebía que la oscuridad estuviera vinculada con la maldad.

En ese momento, no recuerdo la edad, pero estaría por alrededor de 9 años, descubrí unas de mis pasiones que me ayudé a enfrentar los susurros imaginarios de las noches intensas.  Por iniciativa propia, consulté en la biblioteca, por cierto, muy humilde que se fue construyendo por los años, en la medida en que mis hermanos iban avanzando en curso del colegio, encontré un libro que me capturó hasta el final: El Quijote de la Mancha.

Era curioso, como antes de ese momento, sufría mucho por no conciliar el sueño y al iniciar la lectura, se me despertó la necesidad de no dormirme, quería avanzar en la lectura. Esta costumbre se hizo más repetitiva e incluso, me gustaba consultar los libros del colegio del siguiente curso para llegar con mayor información a la que poseían mis compañeros de clases.

Hoy en día, puedo decir que esos miedos me siguen frecuentando, e incluso han aparecido otros que han llegado a ser más complejos, sin embargo, he buscado mecanismos más sofisticados para mitigarlos y evitar la ansiedad, como es el caso de la meditación.

Los miedos pueden ser de diversas índoles pero no pueden ser factor de perturbación y mucho menos de freno para que puedas realizar tus metas. Debes buscar los mecanismos que te ayuden a superarlos y sobre todo, para ignorarlos.

Cuéntanos tus experiencias y ayúdanos a encontrar esas herramientas que te han permitido enfrentar los miedos que hayas afrontado, por pequeños que sean.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.