La amistad

cat-and-dog-775116_1280Es común escuchar a personas hablar sobre muchos amigos y es inevitable lograr sentirse uno solo. Pero no debe ser así, cuando has cultivado a las personas indicadas para llamarlas tus amigos.
Recuerdo uno de esos estudios que presentaban en NatGeo en un video muy corto donde se hablaba sobre estadísticas generales de los humanos como la cantidad de agua que podría beber durante toda la vida, el tiempo de sueño que dormirías y había uno, que para ese entonces, me parecía irreal y el tiempo me fue indicando las razones de ese estudio. De joven tendrías alrededor de 50 amigos con los cuales te relacionarías y realizarías diversas travesuras. En la medida que vas creciendo, el número va reduciendo gradualmente hasta cuando ya estés muy mayor, donde tendrás una persona. Más o menos eso indicaba el video.

No lo creía porque me parecía difícil que las personas cambiaran radicalmente, aunque el tiempo fue mostrándome motivos que llevan a este proceso. En primera medida la concepción de la amistad va variando porque va tomando un papel de mayor relevancia en la interacción de las personas diferente a la diversión que es como se inicia en la niñez. Las personas al ir madurando, van seleccionado a quienes desean tener cerca por su forma de pensar y actuar.

En mi niñez y adolescencia, recuerdo que compartía con muchas personas, con las cuales pasaba bastante tiempo jugando. Era muy interesante porque realmente compartíamos, no solo el juego, sino que hablábamos entre sí. Unos diseñaban estrategias, otros nuevos juegos y siempre estábamos en contacto. Cuando tomé mi decisión sobre lo que deseaba para mi futuro, dejé de lado todo ese mundo y renové las personas que me rodeaban, en primera media porque cambié de lugar de residencia y segundo por aspectos profesionales. Fueron personas con las cuales crecí profesionalmente y me aportaron en mi conocimiento. Hoy analizo que ese renovar no para, es cíclico.

Hace poco analizaba que he encontrado nuevos amigos y conservo a varios de los antiguos, a quienes valoro mucho. No nos vemos o hablamos tan seguido pero sabemos que ahí estamos listos para ellos. Los valoro por sus cualidades que son diversas y cada uno me aporta desde diferentes aspectos a mi vida. Seguramente habrá quien ha crecido y continúa con su mejor amigo de la infancia. Han construido sueños y eso es lo que realmente hace un amigo. Aquel que está contigo en todo momento para apoyarte, así implique no estar cerca para darte el espacio que necesitas para continuar.

Selecciono a las personas que me rodean porque me alimentan de diversas maneras: conocimiento, experiencia, una buena conversación o discusión y hasta hacerme reír. Te invito a que también seas selectivo para que las personas a tu alrededor contribuyan en tu éxito y no en tu fracaso.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.