La credibilidad

magician-859303_1920Tus actos pueden abrirte puertas, eso incluye coherencia entre lo que dices y lo que haces. Cumplir tu palabra nació como un principio de confianza y luego se hizo parte de la honradez.

He trabajado por años en el sector financiero y como es obvio, he tenido que  atender clientes, algunos son más pacientes que otros. Normalmente lo menos pacientes tienen insertado en su interior que nada funciona bien y que siempre las instituciones quieren aprovecharse de ellos. En otros casos, consultan con una predisposición porque tuvieron experiencias negativas y consideran que es otra persona más que no va a solucionar su caso.

Cuando vienen con esa actitud es muy difícil llegar a acuerdos y cuando los logras, debes tener mucho cuidado para cumplir las expectativas de los clientes. En todos los casos, mi principio siempre ha sido el no faltar a mi palabra. En cumplir cada compromiso que he adquirido, con lo cual he logrado restablecer la confianza que pudo haber estado rota.

Recuerdo un caso muy particular de un cliente muy conflictivo que venía realizando una reclamación y a su parecer no le había dado total solución. Su enfado era tal que dudaba que al colgar el teléfono le fuéramos a atender nuevamente. Luego de una larga conversación, logré concretar un tiempo prudencial para que yo pudiera contrastar información, analizarla y dar respuesta a su molestia. Había pedido un par de horas para esto y me comprometí a llamarlo. Al cabo de ese tiempo, me fue imposible obtener el total de la información, sin embargo, justo a la hora en que había prometido llamarlo, me comuniqué con él para informarle de los avances y pedirle mayor tiempo.

Cuando el cliente contestó y supo que era mi llamada, escuché una risa que me hizo entender que había logrado cambiar sus experiencias anteriores, y aunque no le tenía la respuesta que esperaba, notó que estaba al frente para resolver su reclamo y accedió sin reparos a concederme mayor tiempo. El caso lo atendimos satisfactoriamente al día siguiente, tiempo durante el cual le fui informado avances dentro de los plazos que establecimos. Al final, el cliente estuvo muy agradecido por la atención y hasta envío una carta de felicitación.

Nunca he esbozado una palabra sin tener la seguridad de que podré cumplirla, aunque ésta sea muy difícil de obtener, por lo que una vez me he comprometido, sepan que la haré realidad. Este principio lo practico en todos los ámbitos de mi vida y han sido factor de crecimiento de relaciones comerciales y personales, e incluso, conmigo mismo, nunca me miento. He sido claro en lo que  quiero para mí y me esfuerzo con la misma razón para no incumplirme a mí mismo.

Hoy en día, no es fácil confiar en la palabra de otro, por tanto considero de mucho valor a las personas que cumplen su palabra. Te invito para lo apliques y verás los grandes resultados que tendrás. No dudes en compartirlos con nosotros.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.