La responsabilidad

hijo_1En una sociedad evolucionada como la de hoy en día, la tecnología y el desarrollo han hecho que dejemos de lado principios básicos que lograron forjar sociedades con mayores índices de respeto y tolerancia. Recuerdo que en mis clases de cívica, creo que ya no existe en el pénsul, nos daban herramientas de comportamiento en diferentes espacios de la sociedad, pero estoy seguro de que la academia no es la única responsable, porque hay una herramienta más poderosa que hace permanecer, por mucho tiempo dentro de los individuos, la capacidad de tener mejor comportamiento y es el motivo del verdadero cambio. Hablo de los valores inculcados por quien hace mucho tiempo consideramos la célula de la sociedad: la familia.

He notado cómo la juventud viene muy despierta y conectada con la tecnología, pero muy lejana y desconectada con la sociedad. Sus compromisos no van más allá de pasar todo el día conectado al internet, el Wii, la televisión o la música. La gran mayoría desperdicia el tiempo y deja de lado su compromiso propio de desarrollarse como persona en una etapa de mayor permeabilización del conocimiento. Tampoco considero a la tecnología como culpable, sino al uso desmedido o adicción.  Steve Jobs limitaba el uso de tecnología a sus hijos, tanto que no usaban Ipad. 

De mis padres recibí importantes valores, el primero y por el cual escribí este texto, fue la RESPONSABILIDAD. Siempre mi padre me envolvió en las tareas diarias de su finca y negocio personal. Me crié en el campo y allí, siempre hubo algo por hacer. No desconozco que muchas veces la pereza hacía su mayor esfuerzo pero mi padre fue más persistente. Fui por algunos años, el responsable de mantener la tienda organizada, atender a los clientes y a la edad de 14 años, la confianza y seguridad que mi padre tenía sobre mí, hizo que me delegara la responsabilidad total de la administración del negocio. Todo esto, acompañado de la responsabilidad que tenía con mis obligaciones escolares.

Entiendo a los padres que siempre quieran lo mejor para sus hijos, es decir, que no sufran. Supongo que a la final, todos esperamos que tengan un futuro de abundancia. La pregunta entonces es ¿por qué hacerles la vida tan fácil en las etapas más importantes del aprestamiento? No digo con esto que hagamos unos esclavos a nuestros hijos, pero si buscar un equilibrio para que cuando ya ustedes no puedan apoyarlos, ellos tengan las bases para hacerlo.

El deber es apoyar a sus hijos. Identificar esas competencias en las cuales se ven motivados y ayudarlos a mejorarlas para que éstas se conviertan en su vocación futura. Como padres, se tiene la obligación de exigir a nuestros hijos y lograr inculcar el valor de la responsabilidad, con lo cual estaremos ratificando el calificativo que pensadores le dieron a la familia: Ser la célula de la sociedad.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.