El entendimiento

apple-1632919_1920La evolución de la sociedad ha conllevado a que las personas tengan mayor autodeterminación y sean más exigentes, a veces, se logran concesiones pero en las relaciones sentimentales, no siempre es posible que estos cambios contribuyan, a que hoy en día, las relaciones de pareja sean menos duraderas. Primero, la mujer no tiene un papel de sumisión y por otra parte, esa libertad se ha sucumbido cada vez más al libertinaje, principalmente de forma más marcada en los hombres. De ahí, que posiblemente, las personas no quieran comprometerse como es el caso de los millenials, o no confían fácilmente, con lo cual es muy difícil logar madurar una relación.
Hasta comienzos del siglo XX, inclusive hasta a la mitad del mismo en algunas regiones, las relaciones de pareja eran más duraderas o por lo menos así lo parecía. Tal vez, uno de los factores que influían en esta decisión, fuese el que las mujeres aún no tenían total libertad para tomar riendas en el hogar. Llega la época de los 60’s y desde ahí se evidencia un cambio generacional muy grande. Las mujeres se vuelven más independientes. Cambiaron su forma de vestir, luciendo más atrayentes, aunque su principal intención era claramente expresar su libertad.

De primera mano, es importante saber en qué posición quieres estar. Si en verdad lo que buscas es una relación estable, debes entender que siempre hay diferencias. Que no siempre podrás tener las riendas o la razón. Sino que en ciertos momentos, debes llegar a un punto de negociación donde tendrás que ceder algo. Al fin y al cabo de eso se trata una negociación. De llegar a puntos intermedios, en donde los dos se sientan cómodos. Por eso es importante la comunicación. Si logramos expresarnos de lo que nos gusta o de lo que no, podrá facilitar al otro generar la conexión necesaria para que haya equilibrio.

Debes entender que  tu pareja no es el resultado de lo que tú visualizabas acerca de él (ella) antes de iniciar la relación. Que posiblemente no era el tipo alto y fornido o la chica morena y alegre, sino que esas cualidades se aparecían de tu imaginario. Eso sí, con la seguridad de saber de que te gusta lo que estás viendo. ¿Y cómo sabes que te gusta? Porque te alegra, te complementa, te libera y no te atrapa. Si todo esto se conjuga, vale pena ceder algo por construir una buena relación.

No te dejes llevar por las emociones. Analiza bien cada aspecto y si la relación que tienes hace que fluyas y crezcas, no la deseches solo por un defecto.

Gracias por leerme y no olvides en dejar tus comentarios.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.