La convivencia

IMG_2896En algunos países como el mío, crecemos con la concepción de que somos los únicos. Que todo debe girar alrededor nuestro y a lo que se refiere a los demás, no tiene nada que ver conmigo.

Algunos entenderán cuando hablamos de la expresión “¿Usted no sabe quién soy yo? En Colombia se ha convertido en trending topic y es seguro que aunque al escucharla, suene jocosa, no será igual cuando se encuentre en una situación similar. De seguro, llegará a recurrir a este argumento. ¿Por qué? Pareciera increíble, pero en nuestra cultura se mantiene un ambiente enrarecido que concibe que solo tenemos derechos, más no obligaciones. No ha sido posible impregnar en las mentes de las personas los deberes que tienen para sí mismas y hacia los demás. Se nos dificulta seguir reglas.

Supongo que habrás visto a personas que botan basura en las calles con el más descarado convencimiento de que alguien lo limpiará. Siempre que veo eso, me imagino la salda de su casa llena de basura. ¿Será que harán lo mismo en su vivienda? Leyeron bien, VIVIENDA. Acaso, ¿No viven en la ciudad? Pues las calles de la ciudad son como los corredores de su casa y los parques equivalen a las salas.

Olvidan o desconocen que en el universo no hay nada aislado. Todo hace parte de un TODO. Si botas basura a la calle contaminas el aire que respiras u ocasionas que las alcantarillas se taponen y obstruyan las calles por donde transitas.

Otro aspecto muy visto es la falta de tolerancia. No somos capaces a aceptar a los demás tal y como son. A diario se pueden encontrar situaciones de este tipo, las cuales no son más que el reflejo de una sociedad débil en valores que se ha ido manteniendo generación tras generación. No educamos a nuestros hijos en la etapa donde requiere mayor aprestamiento y esperamos que en el colegio hagan esta tarea. Cuando ya el individuo se le dificulta modificar su personalidad y es ahí cuando los padres comienzan a padecer la retribución natural del universo.

Analicemos nuestros comportamientos e identifiquemos que cada acción que realizamos tiene una consecuencia y tarde o temprano, ésta repercutirá en nosotros mismos por pequeña que ésta sea. Recordemos la teoría del caos: “El aleteo de una mariposa a un lado del planeta, puede ocasionar un cicló al otro lado del mundo”. Convivamos armoniosamente en este espacio.

No olvides dejar tus comentarios y aportes para que todos nos enriquezcamos  nuestro conocimiento.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.