El esparcimiento

Al igual que un músculo, la mente necesita de liberar tensiones ocasionadas por la rutina y el estrés del día a día.

Una vida saludable, debe estar acompañada de un balance entre las responsabilidades del trabajo y tu vida personal. Es común, que terminemos estresados, si pasamos el mayor tiempo en nuestros trabajos que apenas logramos compartir un corto espacio en las noches con familiares o amigos, incluso, con nosotros mismos.

Esta acumulación de responsabilidades se van asentado en tu mente hasta hacer una enorme presión que puede verse reflejada de diferentes formas. Tensión muscular, especialmente en hombros y espalda. Malestares estomacales como el estreñimiento y la más común, la gastritis. Dolor de cabeza y en casos ya muy avanzados, tics musculares en tu rostro. En este último evento, tu cuerpo te está diciendo que necesitas urgentemente un respiro.

Si queremos nuestro cuerpo, más que el trabajo, se requiere de hacer un equilibrio entre tus responsabilidades con otros y tus responsabilidades contigo mismo. Lo primero que debes establecer es un horario para tu trabajo. Una vez hayas salido, debes dejarlo para el otro día. Lo siguiente es darte un espacio tranquilo para que puedas descansar plenamente. Este espacio es compartir un momento agradable en familia, sin que ello signifique que debas salir de tu casa. Si vives solo, puedes concretar un plan con amigos. El solo hecho de salir a tomar un café con amigos, te aseguro que será un tiempo en el que reducirás tus niveles de estrés de forma significativa.

Ahora, si no tienes con quien salir, puedes diseñar un plan tú solo. Con pequeños cambios en tu rutina, haces que tu cerebro se ejercite y ayude a cambiar tu estado de ánimo. A veces, cuando me siento embotado, prefiero regresar a casa caminando. Eso me ayuda a despejar mi mente y a hacer ejercicio. Algunas veces, me salgo de casillas cantando. Bueno, no soy un buen cantante, solo hago el mayor esfuerzo con lo cual termino hasta riendo a carcajadas burlándome de mí mismo. Así, como si fuéramos niños.

Una buena copa de vino, puede ayudarte a cambiar tu estado de ánimo.

No olvides dejar tus comentarios. Son valiosos porque puedes ayudar a alguien.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.