Lo que mi madre me enseñó

family-2933312_1920.jpgTodas tienen algo de especial. Sin importar sus cualidades, su naturaleza las hace un ser excepcional del que siempre estaremos orgullosos. Sé que tienen una madre y que es la mejor pero en esta oportunidad, me referiré a la mía.

Ya lo he manifestado en textos anteriores, el cómo mis padres se esforzaron por darnos la mejor educación en valores. Los dos, de dos concepciones políticas diferentes, aunque unidos por su fe, dieron la tonalidad necesaria para que nosotros, sus hijos, forjáramos nuestras identidades.

De mi madre, aprendí mis habilidades para expresarme libremente. Ella de concepción liberal, siempre la he considerado como una mujer de avanzada pese a la época en la cual se desarrolló su juventud. Ella era hija única de dos campesinos que se esforzaron por darle la mejor educación. Estuvieron cerca de ella y la apoyaron en todo. Mi madre aprendió a ser respetuosa sobre la forma de ser y de pensar de los demás. Aunque cuando algo no le gustaba y tenía la oportunidad, lo hacía saber sin que sonara a un reclamo o regaño.

Así, considero que de ella aprendí esa capacidad para enfrentarme a cualquier situación, tratando de ser lo más diplomático posible. También, aprendí sobre la manera liberal de ver la vida. Entender que no solo es blanco y negro, sino que hay matices. Aprendí a tener una convivencia muy cercana con mis hermanos y en general con mi familia. Siempre recuerdo su cara de felicidad cuando observa la hermandad entre nosotros.

Del mismo modo, entendí que no hay lugar para el odio y el resentimiento. Que si alguien te hace daño, solo tienes que alejarte sin esperar venganza porque esa carga solo termina afectándote a ti mismo. También, entendí que las palabras pueden ser tan poderosas como tú las sientas. Sí, porque mi madre es muy creyente de su fe y ora mucho. Ora mucho por cada uno de nosotros y vemos que sus palabras nos han dado la oportunidad de avanzar en nuestras vidas con tranquilidad.

Algo muy importante que nunca olvidaré de mi madre es que no necesitas de nadie para que realices tus proyectos. Siempre nos hizo ver que no debíamos pedir nada. Ni prestado ni regalado. Que todo lo que tuvieras, fue porque te esforzaste por conseguirlo sin que se lo debas a nadie. Me enseñó a darle valor a las cosas y a la vez, a no aferrarme a ellas.

Por eso, mi madre como la de ustedes, es un ser excepcional y no dejaré de amarla por todo lo que he recibido de ella de manera incondicional.

Comparte con nosotros, algo de tu experiencia con tu señora madre.

Anuncios

2 comentarios en “Lo que mi madre me enseñó

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.