Libera tu relación

yin-2332166_1920
Yin y Yan

Oír de historias sobre la mala relación de una pareja es una cuento que ya no llama la atención. Por lo menos para la mayoría, debido a que es tan común que no le vemos la importancia que representa para las personas que lo están viviendo.

A diferencia de las sociedades con anterioridad a los años 60’s, cuando la mujer tenía menos autonomía sobre su vida, se veía obligada a estar en una relación por el ¿Qué dirán?, aunque estuviera viviendo la más amarga experiencia de matrimonio. Hoy, las relaciones «Modernas» viven los mismos problemas como pareja y de alguna forma, también le hacen caso a lo que piensan los demás, solo que  las relaciones son más abiertas a la sociedad por diferentes factores que de forma general se resumen en la sensibilidad que se ha despertado sobre temas de vulnerabilidad.

Para poder llevar una sana relación con tu pareja, no es algo que se deba plantear cuando ya se está conviviendo. Es una reflexión que debemos hacernos antes de emprender una relación. Con preguntas como ¿Qué espero de una relación? ¿Qué me gustaría dar para hacer una relación placentera? y sobre todo, es importante cuestionarse hoy, sobre dos aspectos que llaman la atención de las nuevas generaciones: La felicidad, tan revaluada por estos días que entendemos que ésta no depende de otros sino de ti mismo; y lo segundo, los objetivos que tienes planeados para tu propio desarrollo porque una relación puede apartarte o acercarte a ellos.

Evaluados los anteriores aspectos puedes identificar el tipo de relación que esperas cultivar y la persona que desearías que llegara. Obvio, ya todos decimos, no siempre la que uno espera. En todo caso, ver entre las diferencias y sobrepasarlas, es un punto muy valioso por que la relación se fortalece mucho al tomar decisiones conjuntamente que benefician a los dos. Así, hayan sacrificios de ambas partes. De ahí la importancia de una buena comunicación. De saber reconocer lo bueno y lo malo, siempre en busca de mejorar. Ojo, ser cautelosos como te diriges a tu pareja. Buscar siempre llevar cualquier tema de forma positiva como: «Me encanta salir a trotar contigo, solo que a veces me gustaría que hiciéramos otra actividad».

Una sana relación no es aquella en la cual todo es color de rosa. Eso es simplemente un ideal porque habrán momentos difíciles. Lo más común y a la postre, uno de los mas dañinos, es el aburrimiento. Se habla de la crisis de los cinco años, tal vez, según se ha comprobado, es el tiempo en el cual la pareja disfruta al máximo de la relación y como todo en la vida, hay ciclos. El quinto año se ha convertido en el cierre del primer ciclo en las parejas. En estos momentos, es necesario traer a colación algo muy en boga por esta época. Innovar, ser creativos para hacer que la relación se sostengan.

Ahora, no olvidemos que una relación es de dos y si en algún momento ese binomio se suspende, ya no existe. Esta regla aplica para todo en la vida. Si no existiera el sol, la tierra deja de existir. Si no bebes agua, no eliminas toxinas de tu cuerpo. Si no duermes bien, no puedes dar un buen resultado en tus actividades diarias. Por eso, es muy importante establecer si vale la pena trabajar por sostener la relación con base en las preguntas que mencioné anteriormente y recordar que las personas cambian por voluntad propia, no directamente por la influencia de otros.

Gracias por leer este espació de reflexión para buscar una vida sana a través de la auto ayuda. No olvides dejar tus comentarios los cuales son muy importantes para quienes leen este blog.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.