No estás sol@

Las abejas nos proveen de mil y ayudan a polinizar las plantas.

La expresión «La naturaleza es sabia» se ha convertido en una forma de solapar nuestra incapacidad para corregir o hacer el bien sin que en realidad veamos y escuchemos a nuestro entorno para entrar en el equilibrio cíclico que él nos ofrece.

Ya hemos hablado en otros textos sobre la conexión que tenemos con el entorno y cómo podemos influenciar en él, pero sobre todo, cómo ellos puede influenciar en nosotros. También hemos hablado de que hacer felices a otros es la mejor forma de sentirnos felices, pues bien, hoy, queremos que reflexionemos con más detenimiento de cómo cada elemento o individuo de la naturaleza no hace nada para sí mismo, sino para apoyar a los demás y brindar armonía.

El sol no brilla para él, brilla para dar vida a otros. Brilla para que las plantas puedan hacer la fotosíntesis y dar frutos. Estas plantas no comen su propio alimento sino que lo dan a otros animales o a los seres humanos. Así como los ríos no beben su propia agua. Como vemos, es nuestra naturaleza servir a otros. Parar este ciclo afecta la armonía del ecosistema.

Cuando no tenemos una buena relación con nuestro entorno, el ambiente es negativo. Se crean discordias entre las relaciones o afectamos el medio ambiente mediante contaminantes o deforestación. De esta forma, es necesario que analicemos cada acto que hacemos para establecer cómo impactamos a otros y la idea es que sea de forma positiva. Eso nos llenará de energía y nos dará felicidad. Este será nuestro reto de cada día.

Gracias por estar siempre conectados. No olviden dejar tus comentarios, serán de gran ayuda para otros.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.