Inspira con el movimiento

Olas dejando la playa

Todo tiende a estar en movimiento y con el tiempo, la tendencia es estar estático. Así funciona el principio físico. No te de miedo a moverte cuando ya hayas estado mucho tiempo en el mismo lugar. Es natural que debas ir a otro lado.

Las piedras no siempre han estado donde las viste por primera vez porque ellas, con la ayuda del agua y del movimiento de la tierra, han viajado para estar allí. Algunas, siguen intactas, otras, por el contrario se han ido desgastando porque se han quedado en mismo lugar. La erosión del agua, el viento e incluso el caminar de animales o humanos, le han ido quitando parte de su forma. El agua estancada no sirve para el consumo, si diariamente la revuelves, se oxigena y los peces pueden permanecer en ella.

¿Te has imaginado estar tanto tiempo fijo en un punto? ¿Qué has sentido cuando te enfocas en ese pensamiento? De otra parte, ¿Has pensado cambiar de lugar? ¿De salir del área de confort? Es posible que las dos situaciones te produjeron una extraña sensación. Las dos pueden originar miedos. Miedos a seguir experimentando lo que ya conoces o a experimentar algo nuevo.

Muévete. Sacude tu cuerpo y busca un nuevo espacio que lo refresque. Que le exija a tu columna a estar recta. Que tu cuerpo sienta nuevas vibraciones y renueve la energía. Nunca llegues al mismo sitio para quedarte ahí. Trata de buscar nuevos lugares sin olvidar los anteriores. Mantén el movimiento para que te compenses con más vida. Recuerda que la luna se mantiene girando para desaparecer por un momento y reaparecer en la noche. A luz de los ojos, solo se ubica en otro espacio para iluminar a otros tantos.

Se tu propia luz y la de otros. Deja tu rastro solar para que otros te sigan. Deja huella.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.